martes, 17 de julio de 2018

El Cielo está en cualquier lugar ~ Jandy Nelson

¡Buenas Lectores! 
Ya solo me queda esta semana para terminar el curso de fotografía y estar totalmente libre para poner al día el blog. Mientras, os dejo con un libro que me terminé en un día hace unos mesecillos atrás.
¡Espero que os guste!





El cielo está en cualquier lugar

Autor/a: Jandy Nelson 
Editorial: Everest
Paginas: 352
Precio: 14,96€

Lennie Walker tiene diecisiete años y vive con su tío, Big, y su abuela, Gram, y ha perdido a su hermana mayor, Bailey, hace poco menos de un mes, fallecida repentina e inesperadamente debido a un problema cardiaco cuando preparaba su boda con Toby Shaw, su novio de toda la vida. La madre de Lennie y Bailey, Paige, las abandonó hace mucho; la familia vive de las flores que cultiva Gram y de un empresa informal de catering en la que Lennie prepara lasañas. Lennie es, además, una dotada clarinetista y una lectora ferviente y continua de Emily Brontë (ha leído Cumbres Borrascosas veintitrés veces).


Tengo sentimientos contradictorios frente a esta historia. Pero antes de deciros por qué, os contaré un poquito acerca de lo que os podéis encontrar si os animáis a leerla.

Conoceremos a Lennie, una chica que tras la muerte repentina de su hermana mayor Bailey por una arritmia mortal, está sumida en una tristeza profunda, ya que estaba muy unida a ella y le tenía esa especie de envidia sana porque era la hermana perfecta que ella también quería ser. Lennie vive con su abuela y su tío, desde que era pequeña y su madre las abandono a ambas para irse a vivir aventuras. Su familia, al verla tan triste intentan ayudarla y animarla, aunque le ocultará cosas acerca de su madre.
"Porque a veces, en la oscuridad de la noche, se tumbaban boca arriba en medio del camino y miraban hacia arriba hasta que volvían las estrellas, y cuando lo hacían, levantaban los brazos para tocarlas, y las tocaban".
Cada capítulo comienza con un pedazo de papel, cartón o un trozo de madera o pared, donde Lennie ha dejado escrito cosas que ha vivido con su hermana o cosas que necesita soltar para sentirse menos triste.

También conoceremos a Toby y a Joe. Toby, era el novio de Bailey y resulta un poco extraño la tensión sexual que hay entre él y Lennie (sí, me quedé a cuadros, vaya), pero conforme vas leyendo te das cuenta por qué aparecen esos sentimientos.
Por otro lado, Joe, es el espíritu alegre que conseguirá que Lennie acabe sonriendo. Lo que me gustó de esta historia es, que pese a la relación extraña que tiene Lennie con ambos, finalmente no se convierte en un trío amoroso de esos que tanto conocemos y son tan típicos.
"¿Cómo voy a sobrevivir a esta añoranza? ¿Cómo lo hacen otros? La gente muere constantemente. Todos los días. A todas horas. Hay familias por todo el mundo mirando camas donde ya no duerme nadie, zapatos que ya nadie se pone. Familias que ya no tienen que comprar un cereal en particular, un tipo de champú. Hay gente por todas partes haciendo cola en los cines, comprando cortinas, paseando perros, mientras que dentro, sus corazones se hacen jirones. Durante años. Durante todas sus vidas. No creo que el tiempo cure. No quiero que lo haga".
Ahora bien, os explico mi odisea. Tengo amor por esta novela, ya que la melancolía y la nostalgia de Lennie se contagia y hace que seas empático con ella. También es una historia muy bonita y se lee rápido ya que es un libro muy cortito con capítulos y prosa fácil de leer que agiliza la lectura. Asimismo, la historia de amor que leeremos nos derretirá el corazón con Joe.

Por otro lado, ese sentimiento contradictorio es acerca de la relación de Lennie aunque es un personaje fabuloso, pero es un tanto raro y la obsesión que tiene por su hermana es casi enfermiza. Tampoco me gustó que aunque se sabe algo de la madre de ambas no se llega a profundizar aunque hablan mucho de ella pero al acabar el libro te quedas como si no lo hubiesen hecho.

Y vosotros, ¿la habéis leído?
¡Nos leemos!


2 comentarios: